Tumores de la vejiga

Tumores de la vejiga superficiales y poco agresivos

0 152

Como siempre, recomendamos a nuestros lectores leer todos los artículos de este apartado pues están relacionados.

Como ya hemos visto en un artículo anterior, los tumores de la vejiga urinaria pueden ser superficiales o invasivos. Los tumores superficiales, que vamos a tratar a continuación, en general son menos agresvos y no ponen en peligro la vida de quien los padece. Pero hay excepciones.

Para entender mejor lo que vamos a explicar, conviene tener una idea de la clasifcación de estos tumores. Se clasifican con una letra T (de tumor) y una letra G (que indica el grado de agresividad). Los tumores que crecen solamente en la capa superficial de la vejiga, la mucosa, los denominamos T0 y son muy poco agresivos, es decir que no van a progresar a tumores más peligrosos. Los tumores que invaden el tejido conjuntivo (la fina lámina que separa la mucosa del músculo) los denominamos T1. Su grado de agresividad va desde G1, poco agresivos, hasta G3 o superior, muy agresivos.

La gran mayoría de los tumores superficiales de la vejiga son T0 ó T1G1. Estos tumores pueden controlarse mediante tratamientos locales. El tratamiento inicial es la extirpación (lo llamamos resección) mediante un instrumento a través de la uretra. La resección transuretral permite la extirpación total de estos tumores.

El problema es que tienden a reproducirse. Bien porque aparecen de nuevo en el mismo sitio o porque aparecen otros tumores en otra parte de la vejiga. Por ello siempre hay que mantener una vigilancia inspeccionando de nuevo la vejiga cada tres o cuatro meses. La inspección se realiza mediante una cistoscopia, es decir mirando dentro de la vejiga con un instrumento diseñado para ello. Si no aparecen de nuevo, las inspecciones pueden espaciarse gradualmente a cada seis meses o un año.

Pero si el tumor tiende a reproducirse o a multiplicarse (a veces ocurre sin que sepamos bien el porqué). es preciso añadir un tratamiento mediante lavados de la vejiga con algún medicamento que corrija esta tendencia a la recidiva. Los medicamentos más usados en estos lavados intravesicales, pues así los llamamos, son la Mitomicina C y la vacuna anti tuberculosa o BCG pero también hay otros. El cuando aplicar estos lavados, el medicamento a utilizar y la frecuencia de los mismos es algo que el urólogo decidirá basandose en las característias de cada caso.

Los tumores superficiales más agresivos, los T1G3, así como una variedad poco frecuente que llamamos tumor in situ han de ser tratados con más intensidad. Pero esto lo hablaremos en otro artículo.

About the author / 

Dr. Rafael Romero

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *