Tumores de la vejiga

Tumores de la vejiga superficiales pero muy agresivos

0 96

Recomendamos a nuestros lectores leer los artículos anteriores de este apartado para su mejor comprensión, pues todos están relacionados. En un artículo anterior hablamos de los tumores superficiales de la vejiga, que son de naturaleza benigna.

Pero también mencionamos que entre los tumores superficiales había algunos que tenían una predisposición a evolucionar a tumores malignos. Se trata de aquellos tumores de la vejiga que invaden el tejido subjuntivo (los llamados T1) y que al mismo tiempo son muy agresivos (los llamados G3).

Eso tumores T1G3, aunque en principio se comportan de forma benigna, en algunos casos tienden a evolucionar invadiendo el músculo vesical y convirtiéndose en verdaderos cánceres con el peligro que eso supone. Un tercio de los T1G3 pueden experimentar esta transformación maligna. Al hacer el diagnóstico inicial no podemos saber cuales de estos tumores irá a peor por lo que es preciso tratarlos a todos con cierta intensidad.

El tratamiento consiste en realizar lavados internos de la vejiga con alguno de los medicamentos reconocidos como eficaces para estos propósitos. Aunque hay varios donde elegir, el que se supone más eficaz y preferido por muchos de los urólogos es la vacuna anti tuberculosa (conocida como BCG, iniciales de Bacilo Calmette Guerin). La duración de este tratamiento preventivo sera decidido por el urólogo correspondiente, que tomará en consideración las carcterísticas de cada paciente concreto. No todos los casos son iguales.

Con este tratamiento se evitará que la mayoría de los tumores T1G3 evolucionen a peor pero aun así unos pocos terminarán progresando, invadirán el músculo y se transformarán en verdaderos cánceres. Entonces será preciso aplicar un tratamiento mucho más agresivo, como veremos cuando hablemos del cáncer de vejiga.

Existe otro tumor superficial muy agresivo pero por fortuna poco frecuente. Se trata del llamado carcinoma in situ, tumor muy superficial, que solo afecta a la capa interior (la mucosa) pero que es muy agresivo y en el 40 % de los casos puede transformarse en un cáncer. La actitud a tomar frente a estos tumores es la misma que la descrita más arriba para los tumores T1G3.

Estos casos requieren una vigilancia constante por medio del urólogo para detectar a tiempo los que van a escaparse hacia un tumor maligno.

About the author / 

Dr. Rafael Romero

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *